domingo, 25 de junio de 2017

El irresistible encanto de las manzanas. O cómo conseguir que algunos animales en la naturaleza coman de tu mano.


 
Teniendo presente que el animal grande suele ser percibido como un peligro potencial por el más pequeño, y que en los entornos naturales por los que nos movemos en España el hombre es de los más grandes, si queremos aproximarnos a ellos sin que nos rehúyan, penetrando en su particular perímetro de seguridad, hemos de esforzarnos en NO SER TOMADOS COMO UN PELIGRO, de otra manera huirán, la mayoría de las veces sin ni siquiera ser vistos.  

La mejor forma de entablar una relación es ofreciendo un obsequio, y ¡Qué mejor regalo en la naturaleza que algo para comer, y tan sabroso como la manzana!

Y aquí es donde el “homo sapiens” ha de hacer uso de la “sapiencia”, alejando de nuestra forma de actuar cualquiera de los hábitos provenientes de “la civilización”, y tratemos de “ponernos en su lugar”. Lo que a nosotros nos asustaría también les asustará a ellos. Por lo tanto, y sin olvidar que “solemos ser el animal más grande”:

·         Obsérvalos, déjate ver y oler, sin movimientos bruscos ni sobresaltos, esboza una sonrisa sin enseñar los dientes, no les mires fijamente a los ojos, clava la vista en el trozo de manzana que sostienes en la mano, ponla a su altura, muéstrala lentamente, deja que su mirada pase de ti a la fruta y viceversa.

 

·         Si hay suerte centrarán finalmente la vista en lo que sostiene tu mano, esto es señal de que has sido aceptado en su inestable círculo de confianza, comenzarán a acercarse lentamente. Deja que sean ellos quienes se aproximen.

 


·         Procura no romper el tenue vínculo recién creado con algún tipo de movimiento brusco (aguanta ese inoportuno picor de la nariz; no prestes atención a la mosca que, tras posarse, anda sobre tu frente; tu propia mirada centrada también sobre tu mano). Sé paciente, si tratas de forzar la situación solo conseguirás espantarlos.

 
En función del hambre que tengan y de cómo te perciban se acercarán más o menos e incluso, si hay suerte y con paciencia, algunos comerán de tu mano. Los que lo  hagan tan sólo te rozarán con sus belfos o bigotes, notarás el vaho cálido de su agitado aliento, hasta la humedad del hocico y la tersura de su lengua; en tanto en cuanto les dejes llevar la iniciativa sus dientes no te lastimarán, ni te tocarán en la mayoría de los casos. 

Hay diferentes grados de resistencia al innegable atractivo de las manzanas. El perímetro de seguridad depende de los animales:

o   Corzos: ¡Cincuenta metros son pocos!, yo creo que ni se fijan en las manzanas, de tan atentos como están a la persona.

 


o   Cabras: ¡Llegan a comer de la mano!

 
 
 
 
 
o   Jabalíes:

·         Si son muy pequeños (jabatos) vale más ni pensar en aproximarse a ellos, y si se te acercan, lo mejor que se puede hacer es rehuirlos y mantener el ojo avizor, que la madre aparecerá de golpe hecha un basilisco y enfilando derecha hacia ti.
 
·         Si son ya algo mayores, como los de las fotos, se comportarán como sus primos los cerdos domésticos y comerán lo que se les eche.

 
 
 
 

o   Zorros: Tan sólo los ejemplares jóvenes han acudido a la comida ofrecida. Los adultos son bastante huidizos.

 
 
 
 
 

o   Caballos: Son muy sociables. La mayoría comen de la mano

 
 
 

o   Asnos: Son tan sociables que lo que cuesta es sacárselos de encima. Se pegan a quien les da de comer con una perseverancia inaudita. Y si se les rasca con la mano el interior de sus grandes orejas hay compañero para un rato largo.



Para mí, una de las experiencias más agradables que me aportan las marchas por la naturaleza es la de interactuar con el resto de los animales que en ella habitan; en verlos y ser visto, siendo considerado como “uno más” en el entorno y, de tanto en tanto, compartir con ellos alguna pieza de las manzanas que suelo llevar en la mochila.

6 comentarios:

  1. Carmar, el encantador de animales, y mi me la das cortadita ...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conmigo siempre tendrás una manzana a trozos para comer.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. La suerte que tienes de encontrarte esas maravillas en tus marchas. Esperamos compartirla en la proxima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartiremos marcha, suerte, agua, bocadillo y falsos llanos.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Irresistíveis maçãs essas da foto!!! ;)
    Que sorte a sua encontrar todas essas prendas da natureza e poder se aproximar com tanta doçura e paciência!... são bichos encantadores (e, certamente, você se saiu um excelente encantador de animais... ahah... muito lindo!)
    Na minha juventude, tive a oportunidade de travar contato com um burrinho gracioso... é uma espécie dócil e bastante inteligente.
    Encantada...
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acercarse a los animales y entablar contacto con ellos, siendo aceptado en su círculo de seguridad, produce una hermosa sensación de estar en comunión con la naturaleza.

      No obstante, hay muchos momentos de frustración también hasta poder conseguirlo, porque su recelo instintivo es grande.

      Un abrazo.

      Eliminar